Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

Mueren otros tres niños más por la vacuna: 6, 9 y 10 años

Miércoles, 19 de enero del 2022

En dos de los casos, los periódicos intentan hacer creer que es por el covi. Niños que eran totalmente sanos y que mueren al poco de inyectarlos.


1. Muere una niña de 9 años a la que le habían inoculado 11 días antes, en Chuquisaca, Bolivia. 14 de enero de 2022. «Recibió una dosis de Sinopharm el 3 de enero, según el carnet de vacunación al que accedió este diario». Y dicen que es la niña más pequeña que ha muerto de covi desde el inicio de la pandemia en Chuquisaca. ¡Es todo tan burdo y cruel! Sí, no hay duda de que es ahora cuando están muriendo niños y adolescentes, gente joven y no joven, pero no del trampantojo covi sino por la inyección de enfermedad y muerte. Dice el director del Servicio Departamental de Salud: «Desde el día de la vacunación hasta el de la muerte de la niña no pasaron los 14 días necesarios para que, con la vacuna, el cuerpo de la víctima pudiera adquirir la efectividad de la dosis o que esta le genere la inmunogenicidad necesaria, aclaró. “Es como si no estuviera inmunizada. La evolución fue compleja, en el transcurso del contagio fue evolucionando de una manera rápida”». ¿Se puede ser más hijo de puta?

2. Muere un niño de 6 años positivo por Covid-19 pese a tener puesta la primera dosis de la vacuna, en Lisboa. 16 de enero de 2022. «El pequeño fue llevado el pasado sábado a las instalaciones del macrohospital universitario a causa de una parada cardiorrespiratoria. Solo 24 horas después, perdió la vida sin que se sepa, de momento, por qué. Las primeras especulaciones apuntan a posibles reacciones adversas ante la vacuna, pero la secuencia del deceso aún se encuentra en fase de análisis». Y la manera que tienen estos periodistas de analizar es poner el foco donde les mandan: en el titular, “con Covid”; y en el principio del testo del artículo, “positivo por Covid-19”. Y, en el resto del larguísimo artículo, se dedican a hablar de los datos covi de ese hospital donde ha muerto este niñito y de «los momentos difíciles que atraviesa el centro sanitario desde hace más de un año debido a las carencias de plantilla y de material». Ni siquiera se apiadan del pobre niño o de sus familiares, pero sí del hospital.

3. Muere la niña de 10 años Sofía Barraza Pradel a causa de los efectos adversos de la vacunación, en Pucón, Chile. 17 de enero de 2022. «Según el abogado de la familia, Raúl Meza, la niña no tenía patologías previas, y presentó dolor de cabeza, fiebre, inapetencia y vómitos después de la primera dosis de vacunación con Sinovac. A pesar de esto, el personal médico del Servicio de Salud de Rancagua decidió aplicarle la segunda dosis de vacuna con Sinovac. De acuerdo a la familia, después de la segunda dosis de vacunación, “la menor presentó síntomas graves que comprometieron su estado general cayendo en insuficiencia renal y hemorragia cerebral grave que le provocó su muerte”». Los padres «interpondrán una querella por cuasidelito de homicidio». De cuasi delito, nada: el más grave de los delitos; y, de homicidio, nada: el más sangriento de los asesinatos, ya que cumple todos los requisitos para serlo. Su padre, Danilo Barraza, publica un mensaje: «Primcesa Sofia , te lo prometimos con tú madre y hermanos , vamos a buscar verdad y justicia , te amamos y extrañamos demasiado». Y este pobre padre que, engañado y aterrorizado y coaccionado, creía (o quizá todavía siga creyendo) en la Ciencia, la Medicina y en los Gobiernos; este pobre padre al que le dijeron que llevase a su hija de la mano a vacunarla -¡por el bien de la niña!- y que, de la forma más atroz, le han hecho ser partícipe de su muerte... ¡qué desgracia y qué pena que siga creyendo en la Justicia, que es lo mismo!

Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto