Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

Informe para los blogueros médicos que viven en casa de mami

Artículo en NoMoreFakeNews por Jon Rappoport, 13 de mayo del 2021


Mirad, blogueros y periodistas, el problema ese éste (uno entre muchos, en realidad): No tenéis ni idea del trasfondo y los antecedentes de la cosa.

No sabéis que cada vez que escribís un artículo médico, hay un contesto que tiene que guiar cada uno de vuestros movimientos:

El sistema médico moderno mata y mutila a un gran número de personas.

Dicho de otra forma: EL SISTEMA MÉDICO MODERNO MATA Y MUTILA A UN GRAN NÚMERO DE PERSONAS.

Permitidme que os ayude.

UNO: "La Epidemia de la Enfermedad y Muerte por Medicamentos Recetados". El autor es Donald Light, que da clases en la Universidad de Rowan y fue el ganador en el 2013 del Premio a la Carrera Distinguida de la ASA [Asociación Americana de Sociología] por la Práctica de la Sociología. Light es miembro fundador del Centro de Bioética de la Universidad de Pensilvania. En el 2013 fue becario del Centro Edmond J. Safra de Ética de Harvard. Es profesor visitante de Lokey en la Universidad de Stanford.

Donald Light:

"Desde el punto de vista epidemiológico, los medicamentos recetados adecuadamente son la cuarta causa de muerte, empatada con el ictus, con unas 2.460 muertes semanales en Estados Unidos. Unos 330.000 pacientes mueren cada año por culpa de los medicamentos recetados en Estados Unidos y Europa. Provocan una epidemia de unas 20 veces más hospitalizaciones [6,6 millones anuales], así como caídas, accidentes de tráfico y [anualmente] unos 80 millones de problemas médicos menores, como dolores, molestias y disfunciones que merman la productividad o la capacidad de cuidar a otros. Las muertes y los efectos adversos de la sobremedicación, los errores y la automedicación aumentarían estas cifras".

(Publicación de la ASA, "Notas a pie de página", noviembre del 2014)

DOS: Publicación de la Asociación Médica Americana [JAMA: Journal of the American Medical Association], 15 de abril del 1998: "Incidencia de las reacciones adversas a los medicamentos en pacientes hospitalizados".

Los autores, dirigidos por Jason Lazarou, seleccionaron 39 estudios anteriores sobre pacientes en hospitales. Estos pacientes, que recibieron fármacos en los hospitales o que ingresaraon en ellos porque sufrían por causa de los medicamentos que los médicos les habían administrado, corrieron la siguiente suerte:

Cada año, en Estados Unidos, entre 76.000 y 137.000 pacientes hospitalizados mueren como consecuencia directa de los fármacos.

Además, cada año sufren reacciones adversas graves a los medicamentos 2,2 millones de pacientes hospitalizados.

Los autores escriben:

"...Nuestro estudio sobre las ADRs [Reacciones Adversas a los Medicamentos], que escluye los errores de medicación, tenía un objetivo diferente: mostrar que hay un gran número de ADRs incluso cuando los medicamentos se prescriben y administran correctamente".

Así que este estudio no tenía nada que ver con los errores de los médicos, los errores de las enfermeras o la combinación inadecuada de los medicamentos. Y sólo contaba las personas muertas o mutiladas que estaban ingresadas en los hospitales. No se contabilizó a todas las personas que tomaban productos farmacéuticos y que murieron en casas como consecuencia de los medicamentos.

TRES: 26 de julio del 2000, Publicación de la Asociación Médica Americana [Journal of the American Medical Association]; autora: Dra. Barbara Starfield, venerada esperta en salud pública de la Escuela de Salud Pública de Johns Hopkins: "¿Es la salud estadounidense realmente la mejor del mundo?"

Starfield informó de que el sistema médico estadounidense mata a 225.000 estadounidenses al año. 106.000 como resultado de medicamentos aprobados por la FDA, y 119.000 como resultado de malos tratos y errores en los hospitales. Si se estrapolan las cifras a una década, son 2,25 millones de muertes. Es posible que quieras volver a leer esa última cifra.

En el 2009 entrevisté a la Dra. Starfield. He aquí un trozo de esa entrevista:

- ¿Cuál ha sido el nivel y el tenor de la respuesta a sus hallazgos desde el año 2000?

- Al público estadounidense parece que lo han engañado haciéndole creer que más intervenciones llevan a una mejor salud, y la mayoría de las personas que conozco ignoran por completo que Estados Unidos no tiene la "mejor salud del mundo".

- En la comunidad de investigadores médicos, ¿se han debatido sus estadísticas de mortalidad por causas médicas o se han aceptado estas cifras, aunque con cierto grado de vergüenza?

- Los resultados los han aceptados quienes los estudian. Sólo ha habido un detractor, un antiguo decano de una facultad de medicina, que ha recibido mucha atención por afirmar que el sistema sanitario estadounidense es el mejor que hay y que necesitamos más de lo mismo. Tiene intereses creados en las facultades de medicina y en los hospitales universitarios (son su circunscripción).

- ¿Le han consultado las agencias sanitarias del gobierno federal sobre las formas de mitigar los efectos [devastadores] del sistema médico estadounidense?

- NO.

- Dado que la FDA aprueba todos los medicamentos que se administran al pueblo estadounidense, y los certifica como seguros y eficaces, ¿cómo puede esa agencia quedarse tranquila ante el hecho de que estos medicamentos estén causando 106.000 muertes al año?

- Aunque siempre habrá eventos adversos que no se pueden anticipar, el hecho es que cada vez se aprueba el uso de más medicamentos inseguros. Mucha gente lo atribuye al hecho de que la industria farmacéutica está (desde hace unos diez años) obligada a pagar a la FDA por las revisiones [de sus nuevos medicamentos], lo que coloca a la FDA en una posición insostenible de trabajar para la industria que regula. Hay una amplia bibliografía al respecto.

- ¿No son sus conclusiones del año 2000 una grave acusación contra la FDA y sus prácticas habituales?

- Son una acusación a la industria sanitaria estadounidense: las compañías de seguros, las academias médicas especializadas y orientadas a la enfermedad, las industrias farmacéuticas y de fabricación de dispositivos, todas las cuales contribuyen en gran medida a las campañas de reelección de los miembros del Congreso. El problema es que no tenemos un gobierno libre de la influencia de los intereses creados. Es un problema general de nuestra sociedad que claramente desequilibra la democracia.

- ¿Sería correcto decir que, cuando su estudio de JAMA se publicó en el año 2000, causó un revuelo momentáneo y a partir de entonces fue ignorado por la comunidad médica y por las empresas farmacéuticas?

- ¿Está seguro de que fue un revuelo momentáneo? Todavía recibo al menos un correo electrónico al día pidiendo una reimpresión... ¡diez años después! El problema es que su mensaje lo esconden los que no quieren ningún cambio en el sistema sanitario estadounidense.

- ¿Conoce algún esfuerzo sistemático, desde que se publicó su estudio de JAMA del año 2000, para remediar las principales categorías de muertes causadas por la medicina en los Estados Unidos?

- No hay esfuerzos sistemáticos; sin embargo, ha habido muchos estudios. La mayoría de ellos indican tasas [de muerte] más altas que las que yo calculé.

- ¿Su estudio del año 2000 en JAMA pasó la revisión por pares o hubo alguna oposición a su publicación?

- La primera revista a la que lo envié lo rechazó con el argumento de que "no sería interesante para los lectores".

- ¿Las 106.000 muertes por medicamentos sólo se refieren a los fármacos recetados a los pacientes en los hospitales, o esta estadística también incluye a las personas a las que se les recetan fármacos y que no están ingresadas en los hospitales?

- He intentado incluir todo en mis estimaciones. Desde que se escribió el comentario, se han incorporado al mercado muchos más medicamentos peligrosos.

CUATRO: BMJ [British Medical Journal] 7 de junio de 2012 (BMJ 2012:344:e3989). Autora, Jeanne Lenzer. Lenzer se refiere a un informe del Instituto de Prácticas Seguras de Medicación: "Éste [el Instituto] calculó que en el 2011 los medicamentos recetados se asociaron con entre dos y cuatro millones de personas en Estados Unidos que esperimentaron "lesiones graves, incapacitantes o mortales, incluidas 128.000 muertes"".

El informe calificó este hecho como "uno de los peligros más importantes para los seres humanos derivados de la actividad humana."

El informe lo elaboraron investigadores esternos que acudieron a la propia base de datos de la FDA de "acontecimientos adversos graves [de medicamentos]".

Por lo tanto, decir que la FDA no está al tanto de este hallazgo sería absurdo. La FDA lo sabe. La FDA lo sabe y no dice nada al respecto, porque la FDA certifica, como seguros y eficaces, todos los medicamentos que están mutilando y matando rutinariamente a los estadounidenses. Todas las agencias de salud pública saben la verdad.

CINCO: Ninguno de los informes anteriores tiene en cuenta la muerte o las lesiones causadas por las vacunas.

El sistema estadounidense para informar de los efectos adversos graves de las vacunas está roto.

Barbara Loe Fisher, del privado Centro Nacional de Información sobre Vacunas, ha elaborado un análisis bien fundamentado:

"¿Pero cuántos niños tienen reacciones [adversas] a las vacunas cada año? ¿Es realmente sólo uno de cada 110.000 o uno de cada millón los que quedan discapacitados permanentemente después de la vacunación? El antiguo comisario de la FDA, David Kessler, observó en 1993 que menos del 1% de los médicos informan de acontecimientos adversos tras el uso de medicamentos con receta. Véase DA Kessler, "Introducing MEDWatch", JAMA, 2 de junio de 1993: 2765-2768]".

"Se ha estimado que quizás menos del 5 o el 10 por ciento de los médicos informan de hospitalizaciones, lesiones, muertes u otros problemas de salud graves tras la vacunación. La Ley de Lesiones por Vacunas de 1986 no contenía sanciones legales por no informar; los médicos pueden negarse a informar y no sufrir consecuencias."

"Aun así, cada año se realizan unas 12.000 notificaciones al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas [VAERS]; tanto los padres como los médicos pueden realizar esas notificaciones. [Véase RT Chen, B. Hibbs, 'Vaccine safety', Pediatric Annals, julio de 1998: 445-458]"

"Sin embargo, si esa cifra representa sólo el 10 por ciento de lo que realmente ocurre, entonces el número real puede ser de 120.000 eventos adversos a las vacunas [por año]. Si los médicos informan de las reacciones a las vacunas con tan poca frecuencia como el Dr. Kessler dijo que informan de las reacciones a los medicamentos recetados, y el número 12.000 es sólo el 1 por ciento del total real, entonces el número real puede ser de 1,2 millones de eventos adversos a las vacunas anualmente."

SEIS: He aquí una cita impresionante de una médico que muy probablemente ha leído y analizado tantos estudios médico-farmacéuticos como ningún otro médico del mundo:

"Simplemente es que ya no es posible creer en gran parte de las investigaciones clínicas que se publican, o confiar en el juicio de los médicos de confianza o en las directrices médicas autorizadas. No me complace esta conclusión, a la que llegué lentamente y a regañadientes durante mis dos décadas como editora de The New England Journal of Medicine."

(Dra. Marcia Angell, NY Review of Books, 15 de enero del 2009, "Empresas Farmacéuticas & Médicos: Una historia de corrupción").



Compárese esta cita con otra del "padre de la ciencia COVID", Tony Fauci. En una entrevista con National Geographic, Fauci declaró: "Cualquiera puede decir que es un esperto incluso cuando no tiene ni idea de lo que está hablando... Si algo se publica en lugares como el New England Journal of Medicine, Science, Nature, Cell o JAMA... ya sabes, generalmente está bastante bien revisado por pares porque los editores y el personal editorial de esas revistas realmente se toman las cosas muy en serio."

Se toman las cosas tan en serio en el New England Journal, que publican rutinariamente estudios elogiosos de medicamentos que, como demuestran las pruebas, están matando a la gente en gran número.

Así que... vosotros, blogueros médicos que vivís en casa de mamá, y vosotros, reporteros médicos que vivís en Nueva York y Georgetown y cobráis sueldazos, ahora ya tenéis algunos antecedentes del asunto. Cada vez que escribáis un artículo Mockingbird (también conocido como artículo de propaganda), podréis comprender lo profundas que son vuestras mentiras y en qué cantidad de crímenes estáis realmente involucrados.

Nunca es demasiado tarde para decir la verdad. Os estoy dando una salida.



['Mockingbird' quiere decir 'sinsonte', pájaro que imita y repite cualquier sonido que oye. Hablan de que en los años 50 la CIA llevó a cabo una gran operación llamada "Operación Mockingbird", en la que reclutó a muchos periódistas e intelectuales para que escribieran artículos propagandísticos de las doctrinas del Estado, pero que parecieran cosas suyas. Se podría traducir quizá por "Operación Papagayo"].



Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto