Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

Declaración de la enfermera Susan Pace

Domingo, 20 de noviembre del 2022

"Soy una enfermera de urgencias con 25 años de esperiencia. La cantidad de coágulos de sangre, derrames cerebrales, eventos cardíacos como miocarditis/pericarditis, parálisis de Bell, herpes zóster, etc., que he visto desde la introducción de la vacuna es más de lo que he visto en los 23 años y medio anteriores juntos. No sé cómo alguien puede no estar asustado por lo que estamos viendo. Cuando intento hablar de esto con mis compañeros de trabajo, giran la cabeza y miran con desprecio, pero rara vez hablan. Creo que es porque, al igual que yo, se sienten traicionados por seguir la narrativa, pero a diferencia de mí, no abren los ojos ni hablan (están muertos de miedo porque sus cuerpos son bombas de relojería)."

Habría que añadir que no hablan no solo porque sus cuerpos sean bombas de relojería. Eso tiene más bien poca importancia, comparado con el riesgo que corre su persona si se dejan herir por las palabras en razón (o sea, por las preguntas y por la negación de las mentiras).

Esa cerrazón que les está exigiendo el Régimen y que ellos mismo sienten como necesaria para sostener su persona en él, lo que indica (¡no olvidarlo nunca!), es justamente la fuerza que tiene esto de hablar. Ahora hablar, podríamos decir, hace más que nunca. Y aunque os encontréis con cabezas que se agachan, gestos de enfado o nerviosismo o desplantes, no creáis que no hacéis nada. Al revés. La primera y más importante de las acciones es hablar, porque el Régimen no para de hacerlo. En eso funda su fuerza y su dominación: en mentir sin que se le conteste abiertamente.

DECIR ES HACER.

Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto