Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

COVID-19 es el asesinato de los viejos

En la película de 1973 Soylent Green, un detective de la policía de Nueva York descubre que la población de la ciudad, enormemente superpoblada y sumida en la pobreza -que se alimenta de comida procesada por el gobierno, llamada Soylent- se está comiendo, sin saberlo, a los humanos que han muerto. De eso está hecho el Soylent Green. Ese es el terrible secreto. ¿Cuál es el secreto ahora? Está todo ahí en las cosas que se han publicado abiertamente...

Artículo en NoMoreFakeNews por Jon Rappoport, 2 de agosto del 2021.



Empecemos por aquí:

El virus SARS-CoV-2 no existe.

Las supuestas pruebas de diagnóstico no tienen sentido.

El número de casos no tiene sentido.

Las personas que han muerto lo han hecho por múltiples razones, ninguna de las cuales tiene que ver con el SARS-CoV-2.

He pasado el último año escribiendo más de 300 artículos, dando pruebas convincentes de las afirmaciones anteriores.

Hay "personas que han muerto y que están etiquetadas como muertes por COVID". También conocido como "realidad oficial". También conocido como "mentiras oficiales".

¿Quiénes son estas personas? Mayoritariamente ¿quiénes son?

Aquí tenemos dos cosas a decir. La gente SÍ murió, pero no a causa del SARS-CoV-2:

Fundación de la familia Kaiser, 24 de julio de 2020: "Los adultos de 65 años o más representan el 16% de la población estadounidense, pero el 80% de las muertes por COVID-19 en los Estados Unidos..."

AARP [ONG estadounidense que parece que protege a los viejos], 1 de abril de 2021: "El 95% de las muertes por COVID-19 en EE.UU. se han producido entre personas de 50 años o más."

Un miembro del grupo de trabajo de Biden sobre el coronavirus, el Dr. Zeke Emanuel, declaró en una ocasión que no hay razón para que la gente quiera vivir más allá de los 75 años. Que se vayan suavemente ese buen día.

Pues bien, lo que se llama COVID son los viejos.

Mi primera pista sobre los ancianos vino de un informe publicado por el Istituto Nacional de Salud de Italia durante los primeros días de la "pandemia". En él se decía que la edad media de las personas que morían por COVID en el país era de 79,5 años. Esa cifra era del tamaño de un portaaviones aparcado frente a su casa.

Poco después del informe italiano, el Istituto de Salud pasó a las sombras. No se publicaron más investigaciones. No hubo actualizaciones. Habían hablado más de la cuenta y alguien les dio un capón en la cabeza.

Los informes públicos de prensa revelaron que el "esceso de mortalidad" de 2020 era en gran parte el resultado de personas mayores que morían en residencias de ancianos.

Esto no tiene nada que ver con un virus.

Tiene que ver con pacientes que YA están en un largo declive de salud. Ya tienen múltiples problemas de salud. Durante años, incluso décadas, los han machacado con medicamentos tóxicos, debilitando sus cuerpos y destrozando su sistema inmunológico.

Y ENTONCES les dan el mazazo del TERROR de un diagnóstico arbitrario y falso de COVID-19.

Y DESPUÉS se les aísla y se les aparta de la familia y los amigos, en centros en los que la negligencia y la indiferencia flagrantes son con demasiada frecuencia la "norma de atención".

El resultado directo es la muerte.

Muerte prematura forzada.

Estos pacientes caen en picado y mueren.

Los gestores de la información sobre la pandemia cuentan la gran mentira. Hacen girar los cuentos sobre que "el virus" tiene un mayor impacto en los ancianos.

No, es la HISTORIA sobre un virus la que tiene el impacto. El terror tiene un impacto mortal. El aislamiento tiene un impacto mortal. El terror y el aislamiento dan el golpe final.

Hasta un punto inimaginable, el COVID-19 es una HECATOMBE EN LAS RESIDENCIAS.

Asesinato en masa por crueldad.

Nota para los investigadores financieros: Calculen cuánto dinero se están ahorrando el gobierno y las aseguradoras privadas, porque no tienen que seguir pagando los cuidados de larga duración de todos los ancianos que están muriendo prematuramente en las residencias de ancianos. La cifra de dinero será asombrosa.

Tony Fauci conoce la estafa. Sabe que el COVID-19 son los viejos. La gente está muriendo por el miedo que él promueve. Fauci no tiene ni una pizca de vergüenza. Es un vocero creado por Bill Gates y David Rockefeller.

El mal impregna la operación COVID. Los ancianos de las residencias son el objetivo principal. Conseguir que mueran antes es la táctica, para aumentar las falsas cifras de mortalidad de COVID.

Sin esas cifras falsas, toda la "pandemia" quedaría al descubierto en una hora.

Ya tengo dicho que hubo dos acontecimientos clave en la imposición de toda la perversa ficción del COVID: el régimen chino que encerró a 50 millones de ciudadanos de la noche a la mañana sin una buena razón médica, dando luz verde a la Organización Mundial de la Salud y a los CDC para "seguir el nuevo modelo"; y la proyección informática de las muertes financiada por Bill Gates, elaborada por Neil Ferguson, que mintió descaradamente cuando afirmó que medio millón de personas podrían morir en el Reino Unido y dos millones en los Estados Unidos para el verano del 2020, proporcionando así la "justificación" final para los encierros.

El tercer hecho clave fue y es el ataque sostenido a los ancianos.

Matar a estas personas con el terror y el aislamiento, y hacer que el número de muertes aumente.

A partir del 22 de mayo de 2020, Forbes informó que, "...en los 43 estados que actualmente informan de tales cifras, un asombroso 42% de todas las muertes de COVID-19 han tenido lugar en residencias de ancianos e istalaciones de ayuda."

Washington Post, 18 de mayo de 2020: "La Organización Mundial de la Salud dijo que la mitad de las muertes por covid-19 en Europa se produjeron en tales istalaciones".

Titular del mismo artículo del Post: "La crisis de las residencias de ancianos en Canadá: el 81% de las muertes por coronavirus [en el país] se producen en centros de cuidados de larga duración".

The Guardian, 16 de mayo de 2020: "Alrededor del 90% de las 3.700 personas que han muerto por el coronavirus en Suecia tenían más de 70 años, y la mitad vivían en residencias de ancianos, según un estudio de la Junta Nacional de Salud y Bienestar de Suecia a finales de abril."

"El país [España] se conmocionó a finales de marzo cuando el ministro de Defensa reveló que los soldados reclutados para desinfectar residencias habían encontrado a algunos ancianos abandonados y muertos en sus camas."

"...los gobiernos regionales de Madrid y Cataluña han ido publicando sus propias cifras de personas fallecidas en residencias..."

"En Madrid, el total de muertes por Covid, o por sospecha de Covid, desde el 8 de marzo se situaba el jueves en 5.886. En Cataluña, fueron 3.375. Entre ambas, las muertes en residencias en las dos regiones suponen más de un tercio de todas las muertes por coronavirus en el país."

Y hubo una gran cantidad de alertas tempranas sobre el tema, por si alguien de los organismos de salud pública quería prestar atención. The Guardian, 13 de abril del 2020: "Alrededor de la mitad de todas las muertes por Covid-19 parecen estar ocurriendo en residencias de ancianos en algunos países europeos... Los datos de diversas fuentes oficiales muestran que en Italia, España, Francia, Irlanda y Bélgica entre el 42% y el 57% de las muertes por el virus se han producido en residencias, según el informe realizado por académicos con sede en la London School of Economics (LSE)."

Estas cifras de las residencias de ancianos sólo dan una imagen parcial. Considere el ENORME NÚMERO de personas mayores, ya enfermas, que están básicamente en la misma situación EN CASA... aterrorizados por la propaganda del COVID, encerrados, aislados; y luego mueren... y también los que logran llegar a un hospital, donde los ponen en respiradores, fuertemente sedados, y los asesinan.

The Hill, sin fecha (finales de abril de 2020), informó sobre "datos... recogidos en Northwell Health, el mayor sistema hospitalario del estado de Nueva York". El estudio, publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA), examina a 5.700 pacientes hospitalizados con infecciones por coronavirus en la región de la ciudad de Nueva York, con resultados finales registrados para 2.634 pacientes. La edad media de los pacientes era de 63 años... En el siguiente grupo de edad, de 66 años en adelante, los pacientes que recibieron ventilación mecánica registraron una tasa de mortalidad del 97,2%".

Y, sin embargo, el tratamiento mortal con los respiradores continúa. Al igual que el tratamiento con remdesivir, un fármaco altamente tóxico.

El New York Times (27 de junio de 2020) informó de que el 43% de todas las muertes por COVID en Estados Unidos se producían en residencias de ancianos y otros centros de atención a largo plazo para personas mayores. En al menos 24 estados, más del 50% de todas las muertes por COVID se producían en estos centros. El Times no menciona las muertes de ancianos en hospitales o en casa, aislados de sus familiares y amigos. La situación es mucho peor de lo que el Times hace ver.

COVID es gente vieja. Empujados a la muerte.

Es un asesinato en masa.

Detrás de las directivas y exigencias de los políticos y de los funcionarios de salud pública lo que hay es un asesinato en masa.

Imagine que tiene 80 años. Durante años ha estado sufriendo múltiples y graves problemas de salud. Durante años, los médicos le han estado administrando muchos medicamentos tóxicos, destrozando su sistema inmunológico, debilitando su cuerpo, afectando su juicio. Y llega una noticia falsa sobre un virus mortal. Cada vez que enciende el televisor, ahí está esa temible historia. Está aterrorizado. Puede que el virus le visite. Y entonces, un día, su médico le hace una prueba, o simplemente osserva sus síntomas clínicos, y dice que sí, que lo tiene. El virus. Está infectado. Su terror aumenta. Su peor pesadilla se ha hecho realidad. Y de repente, está aislado en su casa, solo, o encerrado en su habitación en una residencia de ancianos, aislado de su familia y amigos. Día tras día, semana tras semana. ¿Qué haría?

Lo más probable es que no le vea sentido a la vida. Se rendiría y moriría.

La operación llamada COVID son los viejos. Matar a los ancianos.


Aquí están las entradas más nuevas de Contra el Encierro.



Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto