Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

La censura reclama otra víctima

Artículo traducido de Children's Health Defense: por Robert Kennedy Jr.

El 29 de julio, YouTube cerró la cuenta de "La cuerda floja" de Del Bigtree, después de que publicó un vídeo de Del y yo discutiendo el debate que yo había tenido con Alan Dershowitz sobre las vacunas obligatoria. YouTube también purgó cientos de otros vídeos verídicos sobre vacunas.

El dueño de YouTube, Google, es efectivamente una compañía de vacunas. Dos subsidiarias de la empresa matriz de Google, Alphabet, comercializan y fabrican vacunas: Calico y Verily. Arthur Levinson, ex CEO de Genentech, dirige Calico, una compañía de medicamentos antienvejecimiento, mientras que Verily se une a las Farmacéuticas para llevar a cabo ensayos clínicos de medicamentos y vacunas.

En 2016, Alphabet firmó un acuerdo de 715 millones de dólares con GlaxoSmithKline para crear Galvani, otra empresa para desarrollar medicamentos y vacunas bioelectrónicas y para estraer información médica de los clientes de Google. La presidenta de Servicios al Cliente de Google, Mary Ellen Coe, es miembro de la junta directiva de Merck.

En 2016, Google se asoció con Sanofi para lanzar Onduo, una clínica virtual para la diabetes, y en 2018 lo hizo con otra empresa que utiliza la analítica para desarrollar nuevos medicamentos y vacunas.

En 2018, Google invirtió 27.000.000 de dólares en Vaccitech para fabricar vacunas contra la gripe, el MERS y el cáncer de próstata. Vaccitech se llama a sí misma "el futuro de la producción masiva de vacunas". En 2020, Vaccitech comenzó a trabajar en una vacuna COVID. Google afirma proporcionar búsquedas neutrales desde el punto de vista político y comercial, pero manipula sistemáticamente los resultados de la búsqueda para suprimir la información precisa sobre la seguridad y la eficacia de la vacuna y dirige a los usuarios hacia la propaganda engañosa y fraudulenta de las Farmacéuticas.

Los algoritmos de Google censuran la información negativa sobre las vacunas COVID y la información positiva sobre terapias como la hidroxicloroquina, que compiten con las vacunas en desarrollo. Google censura los informes que disminuyen el pánico público al COVID-19. La definición de Google de "desinformación" es "cualquier información, incluso si es essacta y verdadera, que critique los productos de vacunación". Facebook y Google contrataron a "FactChecker" (Politifact) para censurar la desinformación sobre las vacunas.

Politifact se lanzó gracias a una subvención de la Fundación Gates, el mayor promotor de vacunas del mundo. La censura orquestada de Google a través de los medios sociales está paralizando los debates legítimos sobre las políticas internacionales de vacunación. Esta es una crisis para las democracias liberales.

Apoya a Del: TheHighWire.com



Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto