Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

¿Cuándo se enfrentarán los defensores histéricos de la "ciencia" a la masacre que está causando el sistema médico de EE.UU.?

Artículo traducido del blog de Jon Rappoport.




En un essamen más detallado, estas personas creen lo que sus televisores les dicen. Creen a Fauci porque está en la televisión, y está hablando desde la Casa Blanca, y no está de acuerdo con Trump. Estos elementos no son esactamente lo que Galileo tenía en mente cuando desafió a la Iglesia Romana en el tema de la Tierra girando alrededor del sol.

De los millones de personas que creen en la ciencia de la televisión de Fauci, hay muchos que dirán que la ciencia es "estudios". Están bastante seguros de que estos estudios respaldan lo que Fauci y Redfield están diciendo, y cualquier estudio contradictorio sería un artefacto ideado por los secuaces secretos de Trump. Este tipo de argumento tampoco es essactamente lo que Galileo tenía en mente.

Recientemente he analizado el COVID-19 desde el punto de vista de los datos falsos. Los números de casos de COVID y los números de muertes se han elevado fraudulentamente hasta los cielos. Es un crimen enorme, porque los encierros y la devastación económica se han basado en estos datos.

Ahora quiero aplicar ese mismo análisis directo a todo el sistema médico de los EE.UU. En este caso... A los datos verdaderos se les entierra, esconde e ignora.

¿Qué datos?: Las cifras reales de muertes y mutilaciones causadas por el tratamiento médico.

Cuando vean las dimensiones de este crimen y esta tragedia humana masiva, también verán más implicaciones... Fraude de seguros, fraude fiscal, y, de hecho, millones y millones de horas de trabajo perdidas irremediablemente para la economía de la nación.

Las compañías de seguros están pagando miles de millones de dólares por tratamientos médicos que son destructivos, no útiles.

Las compañías de seguros también están pagando miles de millones en indemnizaciones por muerte como resultado de que los médicos, y no las enfermedades, matan a las personas.

Y toda esta destrucción médica la está subencionando el contribuyente.

Nadie ha calculado el costo en dólares. Nadie puede calcular el trágico costo humano.

Ahora, aquí está el análisis: Tengan en cuenta que los datos vitales en estos informes principales los han revelado muy brevemente, y luego los han escondidos.

UNO: "La epidemia de enfermedad y muerte por medicamentos recetados". El autor es Donald Light, que enseña en la Universidad de Rowan, y fue el ganador en 2013 del Premio a la Carrera Distinguida de la ASA [Asociación Americana de Sociología] por la Práctica en Sociología. Light es miembro fundador del Centro de Bioética de la Universidad de Pennsylvania. En 2013, fue becario del Centro de Ética Edmond J. Safra de Harvard. Es profesor visitante Lokey en la Universidad de Stanford.

Donald Light: "Epidemiológicamente, los medicamentos recetados son la cuarta causa de muerte, empatados con los accidentes cerebrovasculares, con unas 2.460 muertes por semana en los Estados Unidos. Alrededor de 330.000 pacientes mueren cada año a causa de los medicamentos de prescripción en los Estados Unidos y Europa. Ellos [los medicamentos] causan, además, una epidemia de unas 20 veces más [que los muertos directos] de hospitalizaciones [6,6 millones anuales], así como caídas, accidentes de tráfico y [anualmente] unos 80 millones de problemas médicos menores, como dolores, molestias y disfunciones que merman la productividad o la capacidad de cuidar a los demás. Las muertes y los efectos adversos de la sobremedicación, los errores y la automedicación aumentarían estas cifras". (Publicación de la ASA, "Notas a pie de página", noviembre de 2014).

DOS: Revista de la Asociación Médica Americana, 15 de abril de 1998: "Incidencia de las reacciones adversas a los medicamentos en pacientes hospitalizados".

Los autores, dirigidos por Jason Lazarou, seleccionaron 39 estudios previos sobre pacientes en hospitales. Estos pacientes, que recibieron medicamentos en los hospitales, o que fueron admitidos en los hospitales porque padecían por los medicamentos que los médicos les habían dado, sufrieron el siguiente destino:

Cada año, en los EE.UU., entre 76.000 y 137.000 pacientes hospitalizados mueren como resultado directo de los medicamentos.

Además, cada año 2,2 millones de pacientes hospitalizados esperimentan graves reacciones adversas a los medicamentos.

Los autores escriben: "...Nuestro estudio sobre las ADR [Reacciones adversas a los medicamentos], que excluye los errores de medicación, tuvo un objetivo diferente: mostrar que hay un gran número de ADR incluso cuando los medicamentos se prescriben y administran correctamente."

Así que este estudio no tuvo nada que ver con errores de los médicos, errores de las enfermeras o combinación inadecuada de medicamentos. Y sólo contó a las personas muertas que fueron admitidas en los hospitales. No comenzó a contar a todas las personas que tomaban fármacos y que murieron en casa como consecuencia de los medicamentos.

TRES: 26 de julio de 2000, Diario de la Asociación Médica Americana; autora, Dra. Barbara Starfield, venerada esperta en salud pública de la Escuela de Salud Pública de Johns Hopkins; "¿Es la salud de los EE.UU. realmente la mejor del mundo?"

Starfield informó que el sistema médico de los EE.UU. mata a 225.000 estadounidenses por año. 106.000 como resultado de los medicamentos aprobadas por la FDA, y 119.000 como resultado de los malos tratos y errores en los hospitales. Estrapole los números para una década: son 2,25 millones de muertes. Quizá quiera leer otra vez este número.

Entrevisté a Starfield en 2009. Le pregunté si estaba al tanto de algún esfuerzo general del gobierno de EE.UU. para eliminar este holocausto. Ella respondió un rotundo NO. También dijo que su estimación de las muertes por causas médicas en América estaba en el lado conservador.

CUATRO: BMJ [Revista Médica Británica] 7 de junio del 2012 (BMJ 2012:344:e3989). La autora: Jeanne Lenzer. Lenzer se refiere a un informe del Instituto de Prácticas Seguras de Medicamentos: "Éste [el Instituto] calculó que en el 2011 los medicamentos de prescripción estuvieron asociados a que entre dos y cuatro millones de personas en los EE.UU. esperimentaran 'lesiones graves, incapacitantes o fatales, incluyendo 128.000 muertes'".

El informe llamó a esto "uno de los peligros más significativos para los seres humanos como resultado de la actividad humana".

El informe fue compilado por investigadores esternos que entraron en la propia base de datos de la FDA de "sucesos adversos graves [de medicamentos]".

Por lo tanto, decir que la FDA no está al tanto de este hallazgo sería absurdo. La FDA lo sabe. La FDA sabe y no dice nada al respecto, porque la FDA certifica, como seguras y efectivas, todos los medicamentos que rutinariamente mutilan y matan a los estadounidenses. Cada una de las agencias de salud pública sabe la verdad.

Ninguno de los informes anteriores tiene en cuenta la muerte o las lesiones causadas por las vacunas.

El sistema de los EE.UU. para reportar los efectos adversos graves de las vacunas está roto.

Barbara Loe Fisher, del Centro Nacional de Información de Vacunas, ha hecho un análisis razonable:

"¿Pero cuántos niños tienen reacciones [adversas] a la vacuna cada año? ¿Es realmente sólo uno de cada 110.000 o uno de cada millón los que quedan permanentemente discapacitados después de la vacunación? El ex comisionado de la FDA, David Kessler, osservó en 1993 que menos del 1 por ciento de los médicos informan de sucesos adversos después del uso de medicamentos recetados. [Ver DA Kessler, 'Introducing MEDWatch', JAMA, 2 de junio de 1993: 2765-2768]"

"Se ha estimado que tal vez menos del 5 o 10 por ciento de los médicos informan de hospitalizaciones, lesiones, muertes u otros problemas de salud graves después de la vacunación. La Ley sobre lesiones por vacunación de 1986 no contenía sanciones legales por no informar; los médicos pueden negarse a informar y no sufrir ninguna consecuencia".

"Aún así, cada año se hacen unos 12.000 informes al Sistema para el Informe de Sucesos Adversos en las Vacunas [VAERS]; tanto los padres como los médicos pueden hacer esos informes". [Ver RT Chen, B. Hibbs, 'Seguridad de las vacunas', Anales Pediátricos, Julio 1998: 445-458]"

"Sin embargo, si ese número representa sólo el 10 por ciento de lo que realmente está ocurriendo, entonces el número real puede ser de 120.000 sucesos adversos en las vacunas [por año]. Si los médicos informan de reacciones a las vacunas con tan poca frecuencia como el Dr. Kessler dijo que informan de reacciones a los medicamentos recetados, y el número 12,000 es sólo el 1 por ciento del total real, entonces el número real puede ser 1.2 millones de sucesos adversos en las vacunas anualmente".

Crímenes médicos.

Muertes causadas por la medicina de amigos, familiares, seres queridos a los que se les entierra junto con la verdad.

No hay investigaciones criminales, ni juicios, ni veredictos de culpabilidad, ni sentencias de prisión.

Pero, por supuesto, puede creer todo lo que los líderes del sistema médico de EE.UU. le dicen sobre el COVID.

Puede creer todo lo que la prensa, que entierra la verdad sobre este holocausto médico, le dice sobre el COVID.

Dados los informes sobre muertes y mutilaciones causadas por causas médicas que acabo de citar y describir en este artículo, es obvio que...

Las principales revistas médicas de todo el mundo, que publican rutinariamente relatos brillantes de ensayos clínicos de medicamentos...

rebosan de fraudes de alto rango, página tras página.

De hecho, aquí hay una cita impresionante de una mujer que probablemente ha leído y analizado más estudios de medicamentos que cualquier otro médico en el mundo:

"Ya no es posible creer en la mayoría de las investigaciones clínicas que se publican, o confiar en el juicio de médicos de confianza o en guías médicas autorizadas. No me complace esta conclusión, a la que llegué lentamente y a regañadientes durante mis dos décadas como editora de The New England Journal of Medicine". (Dra. Marcia Angell, NY Review of Books, 15 de enero de 2009, "Drug Companies & Doctors: A Story of Corruption" [Farmacéuticas y Médicos: Una historia de corrupción)

Compare esa cita con una del "padre de la ciencia del COVID", Tony Fauci. En una entrevista en National Geographic, Fauci declaró: "Cualquiera puede decir que es un esperto incluso cuando no tiene ni idea de lo que está hablando... Si algo se publica en lugares como el New England Journal of Medicine, Science, Nature, Cell, o JAMA--- ya sabes, generalmente eso está bastante bien revisado por los pares porque los editores y el personal editorial de esas revistas realmente se toman las cosas muy en serio."

Claro, Tony, claro.

Ahora ponte la mascarilla y piérdete.



Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto