Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

Christian Perronne, lanza en ristre...

Viernes, 3 de diciembre del 2021

Artículo en FranceSoir por Alain Tranchant , 2 de diciembre del 2021.


CRÓNICA - A finales de noviembre de 2021, el profesor Perronne estuvo en todos los frentes: una entrevista en CNews, en la que pudo exponer algunas ideas a pesar de las constantes interrupciones de los periodistas; un "Mensaje a mis amigos suizos" en vísperas de su referéndum sobre la ley Covid, que finalmente fue aprobado; la participación en el Consejo Científico Independiente (CCI) del 25 de noviembre, durante el cual pudo -durante dos horas- expresar tranquilamente su análisis de la pandemia Covid-19, 21 meses después de su aparición en nuestro suelo.

Impostura, incoherencia, ignominia, engaño, tiranía sanitaria, dictadura terrible, Christian Perronne no tiene palabras lo suficientemente duras para describir la triste realidad que se desarrolla ante nuestros ojos. Ulcerado, el hombre -educado, si es que lo es- llega a utilizar un lenguaje que todo el mundo entenderá, y que sólo escandalizará a las almas cándidas que fingen no saber, cuando sí saben: "¡Todo es una disparate! ¡Nos están tomando el pelo!"

Este fue el tono general del discurso del profesor Perronne en el Consejo Científico Independiente presidido por el Dr. Eric Ménat. Antes de pasar a las razones de esta ira incontenida pero comprensible, insistamos en el hecho de que no se trata de las observaciones irreflexivas de un científico desconocido, sino, por el contrario, de los juicios justificados de un hombre "que ha ocupado los más altos cargos", siguiendo la fórmula del profesor Didier Raoult. A sus detractores les costará desacreditar el discurso de un hombre que ha gestionado las epidemias en Francia bajo tres presidentes de la República: Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy, François Hollande, y que es conocido -y reconocido- en el ámbito de la vacunación, al haber sido vicepresidente del grupo de expertos en vacunas de la OMS para la zona europea. Por eso, por cierto, está vetado en la mayoría de los grandes medios televisivos.

Entremos en los detalles del trabajo del Consejo Científico Independiente, ya que el trabajo del Consejo Científico del Elíseo está clasificado como "secreto de defensa" y nadie tiene acceso a él. Como si fuera posible traicionar a la nación y pactar con ese enemigo invisible: Covid-19 y sus sucesivas variantes, que ya son más de diez...

¿Vacunas? El mayor engaño


Interrogado, en primer lugar, sobre los pacientes de Covid entre los "vacunados", como Roselyne Bachelot que tuvo "una forma grave" y ahora Jean Castex, Christian Perronne estalla: "Es el mayor fraude de esta historia; nos vendieron estos productos como vacunas. No son en absoluto vacunas. Se han evaluado apresuradamente. Se necesitan 10 años para evaluar una vacuna. Es más, algunos de los datos fueron falseados."

Ahora cree que tiene pruebas de lo que escribió hace un año. En primer lugar, porque "una vacuna evita que se enferme, y nuestros dirigentes que caen enfermos han sido "vacunados"; una vacuna que no protege no es una vacuna". Una verdadera vacuna", insiste Christian Perronne, "evita que te contamines, que seas portador del virus", mientras que con los productos que se utilizan actualmente, aunque estés inoculado, puedes ser "portador y contagioso".

En segundo lugar, porque "nos han vendido que protege contra las formas graves de la enfermedad", y "esto es totalmente falso: en los países que han "vacunado" mucho, la gran mayoría de las personas en cuidados intensivos con formas graves de la enfermedad son las que han sido "vacunadas" con dos o tres dosis, incluso en Francia. Y aquí, el profesor afirma que le es imposible citar sus fuentes, por razones que todo el mundo puede comprender fácilmente.

Una gran superchería


"La guinda del pastel: se puede transmitir", mientras que a los franceses se les dijo que "si te vacunas, proteges a tu familia". La realidad es muy distinta: "Las personas vacunadas transmiten tanto, y en algunos estudios incluso más, que las no vacunadas". Además, el hecho de "seguir llamando a esto vacuna es un gran engaño: se están aprovechando de nosotros, no son vacunas, son productos experimentales de terapia génica que nunca habrían tenido derecho a ser comercializados si se hubiera respetado la ley".

El profesor Perronne expresó entonces su "furia contra el Consejo de Estado y el Consejo Constitucional por validar leyes ilegales", y a continuación recordó las condiciones para aplicar una autorización de comercialización condicionada. En primer lugar, no debe haber "ningún tratamiento eficaz contra el virus". Sin embargo, la hidroxicloroquina, la azitromicina, la ivermectina, el zinc y la vitamina D funcionan. En segundo lugar, "no tenemos derecho a imponer la administración de sustancias que aún están en fase 3".

La fase 3, que suele durar "al menos 10 años", ya sea para vacunas, antibióticos o antidepresivos, y que requiere "estudios en miles de personas, en varios continentes, en diferentes poblaciones".

De paso, Christian Perronne señala que los médicos ya no pueden vacunar con productos de Astra Zeneca y Janssen, lo que no deja de ser muy significativo...

Una epidemia controlada... ¡en países que no se han "vacunado"!


A la gran pregunta que todo el mundo se hace, con la esperanza de pasar por fin esta mala página: "¿Cuál es el estado de la epidemia?", el infectólogo responde: "Hay que mirar los mapas del mundo. Nos dicen que "en todos los países pobres que no tenían una 'vacuna' -¡por suerte para ellos, no tenían dinero para comprarla! - todo está bien; han tratado con cloroquina, hidroxicloroquina, medicamentos naturales", y "la epidemia está bajo control". Mientras que "todos los países ricos, o bajo la influencia de los países ricos, que han "vacunado" masivamente, han visto explotar la epidemia, con muertes". El mejor ejemplo es el de Vietnam, que había experimentado una mortalidad muy baja a causa del virus, y donde la epidemia se recrudeció tras la vacunación generalizada de la población.

¿La tercera dosis? Un despropósito.


Para Christian Perronne, la tercera dosis, y las siguientes, "¡son un completo disparate! Tenemos pruebas en todo el mundo de que estos productos no funcionan. Y si para algunas vacunas es cierto que se pone un refuerzo, es "cada 5 años, cada 10 años, no cada 6 meses".

Al Dr. Ménat, que observa que para la rubeola o la hepatitis B, con dos inyecciones, se está vacunado durante 30 años, Christian Perronne le replica que los productos que proporcionan una protección inferior a seis meses son "inauditos en el mundo de la vacunación: ¡si Pasteur levantara la cabeza, se revolvería en su tumba!"

En retrospectiva, con lo que podemos observar en el mundo, está claro que "no son vacunas, son productos que estimulan el virus". Y, como en Francia nos hemos retrasado en la "vacunación" en comparación con Gran Bretaña e Israel, "en los próximos días y semanas tendremos un repunte de casos, y posiblemente de muertes", lo que podría llevar a un toque de queda o a un encierro.

Tres cuartas partes de la población son inmunes


Tras 21 meses de pandemia, el profesor Perronne dice estar "convencido de que tres cuartas partes de la población francesa son inmunes, porque el virus ha circulado tanto, aunque la gente no haya estado muy enferma, que tienen una protección natural, una inmunidad natural". Y "la inmunidad contra un coronavirus es para toda la vida, ¡para toda la vida!" Y aunque "con las variantes, con el tiempo, se puede estar menos protegido", sobre todo cuando se trata de personas frágiles e inmunodeprimidas, "no es un problema de salud pública".

Christian Perronne es categórico: "Si tuviéramos buenas serologías, veríamos que una gran parte de la población ya está protegida naturalmente de por vida". Pero entonces "todas las previsiones de márquetin de los grandes laboratorios farmacéuticos se derrumbarían". Y si se cuestiona su estimación de que el 75% de la población francesa está protegida de forma natural, habría que demostrar lo contrario, con buenas pruebas serológicas, cosa que no ocurre con las pruebas utilizadas actualmente.

Vacunas de virus inactivados: ¿demasiado tarde?


En su carta a sus "amigos suizos", Christian Perronne tenía un mensaje claro sobre el estado de la pandemia de Covid-19: "La epidemia está actualmente al nivel de cualquier infección respiratoria ordinaria, y la mortalidad es extremadamente baja: 46 muertes diarias en Francia a mediados de noviembre, en lugar de 317 a principios de enero", es decir, siete veces menos.

Ante el Consejo Científico Independiente, Christian Perronne fue rotundo: "Si fueran verdaderas vacunas de virus inactivados, estaría 100% a favor". Pero añade: "Ahora que la epidemia es tan baja, no veo por qué debemos vacunar a toda una población, ya no tiene sentido". Eso sí, el profesor no oculta que "ahora" tiene "menos confianza en la industria farmacéutica" y que, si le dicen que es una vacuna de virus inactivados, quiere saber "qué contiene".

Y "no se puede creer", dice, cuando se descubre que la Agencia Europea del Medicamento admitió en verano que "no conocía la composición completa" de las vacunas que había recomendado para su comercialización provisional. "¿Cómo podemos aceptar dar una autorización sin saber lo que hay en el vial? " ¡Una muy buena pregunta, en efecto!

"No creo en absoluto en estas olas"


Cuando se le pregunta por la quinta oleada, de la que el Dr. Ménat sólo ha visto en su base de pacientes "una gripe completamente banal", Christian Perronne admite que "hay un pequeño repunte de casos, basado en pruebas PCR poco fiables; la verdadera oleada es la de marzo-abril de 2020, cuando se rechazó el ingreso de personas mayores en el hospital".

Tras hablar en el verano de 2020 de una segunda epidemia de falsos positivos, Christian Perronne confirma su análisis. Realizar pruebas de PCR a personas asintomáticas "no tiene sentido", y esta quinta oleada "existe en gran medida gracias a las pruebas de PCR" que, a partir de agosto de 2020, "decían si estabas enfermo o no, aunque estuvieras en buena forma". Por eso "no creo en absoluto en esas olas; lo único que he mirado son las tasas de mortalidad", siendo consciente de que las cifras de mortalidad han sido infladas. Y ahora estamos viendo en Francia "lo que nuestros colegas ingleses e israelíes han experimentado: miles de personas que han sido inoculadas están empezando a contaminarse, porque estos productos no protegen de la infección, y desarrollan formas graves y acaban en cuidados intensivos".

La historia natural de una epidemia...


El profesor Perronne explica "la dinámica de los virus y los microbios a lo largo de los siglos. En las epidemias, un virus que era nuevo para los humanos siempre pierde su virulencia. El virus no tiene interés en matar a todo el mundo. Le interesa sobrevivir, y para sobrevivir necesita que la gente esté viva, por lo que prefiere hacerla enfermar. La población afectada por el virus acaba adaptándose y desarrollando inmunidad. Esta es la historia natural y normal de una epidemia: las variantes son cada vez menos virulentas". Y Christian Perronne concluye sobre este punto: "¡Lo único que asustó a la gente fueron los medios de comunicación!" Es cierto que no escatimaron. Y las autoridades políticas tampoco.

En cuanto a la gestión de esta pandemia -cuestionable en más de un sentido- su opinión es muy clara: "Si esta pandemia se hubiera confiado a los médicos de cabecera, se habría acabado". Pero los médicos tenían prohibido recetar, una gran novedad en la historia de la medicina, y esperaban a que el estado de los pacientes fuera muy malo antes de ingresarlos en cuidados intensivos.

Los ensayos clínicos, los efectos secundarios de la "vacunación", los riesgos que corren los "vacunados"...


Respondiendo a varias preguntas de los miembros del Consejo Científico Independiente, Christian Perronne observó en primer lugar que "la industria farmacéutica ya no tiene candidatos para sus ensayos clínicos", ya que "tres cuartas partes de los franceses son inmunes al coronavirus de por vida". Y no hay "datos científicos para la tercera, cuarta o quinta dosis"; es el Consejo de Defensa el único que tiene soberanía para decidir. Como los ensayos de vacunas no pueden llevarse a cabo en una población que es inmune en tres cuartas partes, las autoridades se ven reducidas a "ir a la fuerza". Aunque hemos visto, en Israel por ejemplo, que la tercera dosis causó muchos daños en las residencias de ancianos.

Por otro lado, existe un grave desconocimiento de los efectos secundarios ("¡ni siquiera se informa del 10% de ellos!") y de las muertes relacionadas con la "vacunación". Pero vemos a jóvenes deportistas desplomarse en el campo o morir mientras duermen. Mientras que "en Estados Unidos, se dejó de vacunar después de decenas de muertes" en otras ocasiones. "Es dramático ver esto hoy", continúa Christian Perronne, señalando con el dedo la responsabilidad: "Toda esta gente que toma medidas terribles está de espaldas a la pared. Como no quieren retroceder, se dirigen a lo desconocido; se les devolverá en forma de boomerang".

Peor aún, si es que eso es posible, es la lección que se deduce de las cifras oficiales de Salud Pública de Gran Bretaña: "Las personas que han sido llamadas "vacunadas" tienen cuatro veces más probabilidades de morir si se encuentran con Covid que las personas no vacunadas". Christian Perronne comenta con sobriedad: "Son datos oficiales. Es bastante preocupante ver eso.

"Un fanático de la vitamina D"


Pasando a la cuestión de la prevención, el Dr. Ménat insiste en el papel decisivo de la vitamina D en la reducción de las infecciones respiratorias, y la presenta como un tratamiento no esperado para el Covid-19, ya que reduce el riesgo de infección y la mortalidad, como revela un estudio israelí. El profesor Perronne está de acuerdo: "Soy un fanático de la vitamina D. Para mí, es un medicamento antiinfeccioso. Para mí, es un anti-infeccioso. Todas las personas que reciben suplementos de vitamina D tienen muchas menos enfermedades crónicas".

No a la vacunación de los niños


Este es uno de los últimos temas tratados. Para Christian Perronne, "no tiene sentido. No causan enfermedades graves y transmiten muy poco". Y "vacunar a los niños causará muertes, pero no los protegerá".

Un escándalo despreciable: el envío de Remdesivir a la India ...


Para concluir, antes de denunciar la "tiranía sanitaria", la "terrible dictadura" y llamar a la resistencia pacífica, el profesor Perronne se pronunció contra "un escándalo despreciable": el envío a la India del "Remdesivir que no hemos podido utilizar" en la lucha contra el Covid-19. Eso es el fondo del asunto...

Cuando se ha escuchado atentamente al profesor Perronne, se entiende mucho mejor por qué el presidente del Consejo Científico del Elíseo, el Sr. Delfraissy, rechazó el debate contradictorio propuesto por su antiguo colega de prácticas. Esto sería simplemente dar un eco gigantesco a las palabras de Christian Perronne, que desgraciadamente se le escapan a la mayoría de nuestros compatriotas, y llamar... a la revuelta.

Fue el General de Gaulle quien escribió en "El filo de la espada": "Hay que preferir los corazones firmes e incómodos a las almas fáciles y débiles". Mi elección está hecha...

Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto