Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

Dos piezas contra la Justicia

Domingo, 19 de diciembre del 2021


Recomendamos dos piezas que, creemos, pueden hacer algo contra la Justicia: terrible invento del Poder que el pueblo ni ha querido, ni quiere, ni querrá nunca.

Justicia sólo la hace pedir el Poder, porque es algo suyo. Pedir Justicia es aclamar y sostener al Poder. Y esto empezando por la gran trola del juicio final. No habrá juicio final, ni ninguna anticipación más modesta de un juicio terrenal donde, por fin, se juzguen todos los delitos. ¿Sería posible juzgar nunca la cantidad de fechorías, muertes, mentiras, humillaciones, trampas, sufrimientos, secuestros, mutilaciones y lágrimas que el Señor viene mandando sobre la gente para mantenerse Él a costa de la vida? Son tantas, que el juicio final no tendría fin. La promesa de la Justicia (siempre futura, como la muerte), es sólo el engaño del Señor para ahora seguir campando Él y conformando a las gentes con la sumisión. Conformando la protesta con la espera del futuro juicio.

La primera pieza que quizá haga algo en contra es la película "La separación de Nader y Simin". Está en este enlace la versión original subtitulada. (Pierde mucho doblada: aquí o aquí).

La segunda pieza, un libro. Es la mejor novela larga de las tres de Tolstói: Resurrección. Es la mejor, aunque la mejor hecha es Guerra y Paz. Aunque si es mejor que la que está mejor hecha, ¿no es que está mejor hecha que la que está mejor hecha? Lo importante, sea como sea, no es cómo está hecha la novela, sino lo que hace la novela.

Digamos que sí es muy significativo ver cómo esta novela de Resurrección la desprestigian todo lo que pueden los cultos y la reseñan disparatadamente: por ejemplo, diciendo que es una novela de ataque a la Iglesia. El centro de toda la novela es el ataque y desprecio a la Justicia. Es el ataque a esta funesta istitución dedicada a un engaño fundamental: intentar que las amenazas, venganzas, crueldades y mentiras del Poder, pasen por algo en razón. Pero pasa que hablar en razón no se sabe cómo se hace, ni de dónde viene, ni qué más habrá que ir diciendo. Es algo sin fin. Y una sentencia pretende (mintiendo) que ya no hay nada más que decir sobre la cosa. Que lo demás que se diga, no cuenta. Es en vano. Es mentira.

Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto