Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

Declaración de médicos canadienses por la ciencia y la verdad

Aquí está el sitio Web de esta Declaración.




Somos un grupo grande y variado de médicos canadienses de todo Canadá que enviamos esta declaración urgente a los Colegios de Médicos y Cirujanos de nuestras diversas Provincias y Territorios y al Público en general, al que servimos.

El 30 de abril de 2021, el organismo de autorización de médicos de Ontario, el Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario (CPSO), emitió una declaración en la que prohibía a los médicos cuestionar o debatir cualquiera o todas de las medidas oficiales impuestas en respuesta al COVID-19. [1]

A continuación, la CPSO amenazó a los médicos con castigos: investigaciones y medidas disciplinarias.

Consideramos que esta reciente declaración de la CPSO es poco ética, anticientífica y profundamente preocupante.

Como médicos, nuestro principal deber de atención no es con la CPSO ni con ninguna otra autoridad, sino con nuestros pacientes.

Cuando nos convertimos en médicos, nos comprometimos a poner a nuestros pacientes en primer lugar y que nuestro deber ético y profesional es siempre en primer lugar con nuestros pacientes. La declaración de la CPSO nos ordena violar nuestro deber y compromiso con nuestros pacientes de las siguientes maneras:

1. Negación del propio Método Científico: La CPSO está ordenando a los médicos dejar de lado el método científico y no debatir los procesos y conclusiones de la ciencia.

Los médicos sabemos y seguimos creyendo que a lo largo de la historia, los puntos de vista opuestos, el debate vigoroso y la apertura a nuevas ideas han sido la base del progreso científico. Cualquier avance importante en la ciencia se ha logrado gracias a que los profesionales han cuestionado enérgicamente las narrativas "oficiales" y han seguido un camino diferente en la búsqueda de la verdad.

2. Violación de nuestro compromiso de utilizar la Medicina Basada en la Evidencia para nuestros pacientes: Al ordenarnos no debatir y no cuestionar, la CPSO también nos pide que violemos nuestra promesa a nuestros pacientes de buscar siempre los mejores métodos científicos basados en la evidencia para ellos y de defenderlos con fuerza en su nombre.

La declaración de la CPSO ordena a los médicos, por ejemplo, que no discutan ni se comuniquen con el público sobre las medidas de "encierro". Las medidas de encierro se están debatiendo por parte de espertos de renombre mundial y ampliamente respetados, y hay opiniones muy divergentes al respecto. La Declaración de Great Barrington (PDF), esplícitamente contraria al encierro, fue redactada por espertos de las universidades de Harvard, Stanford y Oxford, y más de 40.000 médicos de todo el mundo han firmado esta declaración. Varios expertos internacionales, como Martin Kuldorf (Harvard), David Katz (Yale), Jay Bhattacharya (Stanford) y Sunetra Gupta (Oxford), siguen oponiéndose firmemente a los encierros.

La CPSO está ordenando a los médicos que sólo espresen sus opiniones a favor del encierro, o de lo contrario se enfrentarán a una investigación y a medidas disciplinarias. Esta directiva tiránica y anticientífica de la CPSO es considerada por miles de médicos y científicos canadienses como no respaldada por la ciencia y como una violación del primer deber de atención a nuestros pacientes.

3. Violación del deber de consentimiento informado: La CPSO también está ordenando a los médicos que violen el sagrado deber del consentimiento informado, que es el proceso por el cual el paciente/el público está plenamente informado de los riesgos, los beneficios y cualquier alternativa al tratamiento o la intervención, antes de dar su consentimiento.

El Código de Nuremberg, redactado a raíz de las atrocidades perpetradas en los campos de concentración nazis -donde se realizaron horribles esperimentos médicos con los reclusos sin su consentimiento- prohíbe expresamente la imposición de cualquier tipo de intervención sin el consentimiento informado.

En el caso de la intervención de encierro, por ejemplo, los médicos tienen el deber fiduciario de señalar al público que los encierros imponen sus propios costes a la sociedad, incluyendo el aumento de las tasas de depresión y suicidio, el retraso de la investigación y el tratamiento del cáncer (incluyendo el retraso de la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia), el aumento de las listas de espera quirúrgicas (con el consiguiente aumento del sufrimiento del paciente) y el aumento de las tasas de abuso infantil y doméstico.

Nosotros, los médicos, creemos que con la declaración de la CPSO del 30 de abril de 2021, se ha alcanzado un momento decisivo en el asalto a la libertad de espresión y a la investigación científica.

Al ordenar a los médicos que guarden silencio y sigan una sola narrativa -o de lo contrario se enfrentarán a la disciplina y la censura- la CPSO nos está pidiendo que violemos nuestra conciencia, nuestra ética profesional, el código de Nuremberg y la búsqueda científica de la verdad.

Nunca nos conformaremos y siempre pondremos a nuestros pacientes en primer lugar.

La CPSO debe retirar y anular inmediatamente su declaración del 30 de abril de 2021.

También notificamos a otras autoridades canadienses e internacionales que otorgan licencias a los médicos y profesiones afines que la represión de la investigación científica y cualquier orden de violar nuestra conciencia y nuestro compromiso profesional con nuestros pacientes, puede constituir un crimen contra la humanidad.




[1] Declaración del Colegio de Médicos y Cirujanos de Ontario sobre la desinformación en materia de salud pública (30/4/21).
https://twitter.com/cpso_ca/status/1388211577770348544

El Colegio es cosciente y está preocupado por el aumento de la desinformación que circula en las redes sociales y otras plataformas en relación con los médicos que están contradiciendo públicamente las órdenes y recomendaciones de salud pública. Los médicos ocupan una posición única de confianza con el público y tienen la responsabilidad profesional de no comunicar declaraciones antivacunas, antimascarillas, antidistancia y antiencierro y/o promover tratamientos no respaldados y no probados para el COVID-19. Los médicos no deben hacer comentarios o dar consejos que inciten al público a actuar en contra de las órdenes y recomendaciones de la salud pública. Los médicos que pongan en riesgo al público pueden enfrentarse a una investigación de la CPSO y a una acción disciplinaria, cuando se justifique. Al ofrecer opiniones, los médicos deben guiarse por la ley, las normas reglamentarias y el código de ética y conducta profesional. La información que se comparta no debe ser engañosa y debe estar respaldada por las pruebas y la ciencia disponibles.

Aquí están las entradas más nuevas de Contra el Encierro.



Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto