Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

ESQUIROLES

Martes, 23 de noviembre del 2021

Artículo de Virginia



Hay gente en multitud de sitios echándose a la calle y a la huelga en rebelión contra las obligaciones de vacunarse y la imposición de los nuevos certificados de control vacunal (con los otros controles que trae consigo). Para cuidar de nuestra salud, la policía y el ejército se lían a golpes y a tiros contra la gente que sale a la calle.

Lo que pase en la Isla de Guadalupe, en Holanda, en Italia, en Australia o en Austria es lo que nos pasa. Este ataque contra la gente es mundial, y no cabe decir que su problema no es nuestro problema. Los certificados de vacunación y demás son para imponerse en todo el mundo, así que no hay Austria y España: hay la misma gente a la que se está atacando, como siempre, por partes.

Y, como siempre, esas imposiciones y la represión contra los que se rebelan son sólo posibles si hay gente, mucha gente, que obedece. Eso lo sabe cualquiera, pero, como parece que está completamente olvidado, hay que repetirlo:

Quien se vacuna (dejando de lado la estupidez que es meterse en el cuerpo un tratamiento venenoso contra una enfermedad inventada), quien se saca o usa el pasaporte vacunatorio para lo que sea (en España se habían sacado en agosto más de 20 millones) no sólo lo hace para poder ejercer unos privilegios que otros no tendrán, sino que está colaborando activamente con la imposición de las obligaciones de vacunarse y pasaportarse y con todas las formas que adopta esa imposición: la censura y persecución de los que hablan en contra, las mentiras criminales que intentan tapar la masacre de las inyecciones, los despidos de trabajadores que no se someten, las demás prohibiciones y maltratos a los no pasaportados, las palizas a los manifestantes, las cargas a caballo en Australia, los tiros con bala en Holanda.

¿Que siempre hemos obedecido y por tanto colaborado de una manera o de otra con la imposición de la miseria y la muerte? Vale, pues sigamos colaborando, pero sin fingir que no sabemos con lo que estamos colaborando. ¿Que no se le puede pedir a nadie ser un héroe de la coherencia? Vale: que hablen entonces los incoherentes y que se les oiga reconocer la incoherencia de vacunarse y usar un certificado que permite martirizar a los que no se vacunan o no se certifican. ¿Que a veces la gente tiene que transigir para no perder por ejemplo su trabajo, que lo necesitan, dicen, para sobrevivir, y no va uno a perder lo poco que tiene por ponerse del lado de los que sí lo pierden? Vale: son lo que se llama esquiroles: que lo sepan y que lo digan bien alto, que lo hacen porque a la fuerza ahorcan, para conservar sus migajas y haciendo traición a los que se rebelan, y que sepan bien que la cosa no se quedará en control de vacunación, y que no bastará con dos dosis, y que les irán subiendo el precio de sus migajas hasta que tal vez ya no estén dispuestos a pagarlo, y que para eso a lo mejor más valía no pagar desde el principio.



Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto