Contra el Encierro
Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto

"El patrón de una pandemia: cómo se costruye la ilusión."

Artículo traducido del blog de Jon Rappoport.

Este artículo está basado en mi estudio e investigación de las llamadas epidemias de los últimos 30 años.

En el caso del COVID-19, he escrito al menos un trozo que cubre, en detalle, cada elemento principal de la ilusión. Aquí, voy a mostrar el patrón general. Es el mismo para cada falsa epidemia.

UNO: A través de muchas reuniones, ejercicios, sesiones de planificación, se ensambla una estructura para promover y lanzar la IDEA de una epidemia. Organización Mundial de la Salud, CDC [Centro para el Control de las Enfermedades: principal fuente de control de Salud Pública en EEUU. Adoctrina al resto del mundo.], influyentes funcionarios y políticos de salud pública adjuntos a los gobiernos de todo el mundo, etc.

DOS: Hay un supuesto incidente. Un brote. La causa más obvia se pasa por alto intencionadamente. Por ejemplo, la horrenda contaminación del aire, o la grotesca contaminación de las heces y la orina en una gigantesca granja-fábrica comercial de cerdos. En cambio, se le dice al mundo que se ha encontrado un nuevo virus. A los investigadores locales, si es que hay alguno, se les suman los investigadores del CDC y la OMS.

TRES: No hay una cadena de evidencia sólida que esplique essactamente cómo se descubrió el supuesto nuevo virus. De los detalles publicados, no hay ninguna prueba de descubrimiento por métodos convincentes, no hay un estudio unificado apropiado de muchos supuestos pacientes epidémicos.

CUATRO: Pero la OMS/CDC le dice al mundo que esta es una epidemia en ciernes, causada por el nuevo virus. El aparato de promoción y propaganda/medios de comunicación se mueve a toda velocidad. Pronunciamientos ominosos.

CINCO: Se despliegan pruebas de diagnóstico para el nuevo virus no probado. Escupen falsas "pruebas" de "infección" como las monedas de una máquina tragaperras con premio gordo. Estos falsos positivos son una característica inherente de las pruebas.

SEIS: Por lo tanto, todos los números de casos y números de muertes, que se basan en las pruebas, no tienen sentido. Y... ya no tenían sentido, porque el supuesto nuevo virus "del que se hacen las pruebas", nunca ha sido como primer paso propiamente descubierto.

SIETE: Sin embargo, estas pruebas (más el diagnóstico inútil del globo ocular) se utilizan para costruir informes oficiales sobre el número de casos. Mientras dure la "epidemia", los informes siguen llegando, y los números crecientes se anuncian a bombo y platillo. Dentro de la estructura básicamente sin sentido de estos informes, se juega con los totales, para hacerlos más impresionantes y aterradores.

OCHO: Personas reales están enfermando y muriendo, pero en su mayor parte son personas que mueren por condiciones tradicionales y de larga duración - enfermedades como la gripe, neumonía, otras infecciones pulmonares, etc. A estas personas se las "re-empaqueta" bajo la nueva etiqueta de epidemia - por ejemplo, "COVID". La descripción oficial de la "nueva enfermedad epidémica", los síntomas clínicos, son lo suficientemente generales para permitir este re-empaquetado.

NUEVE: Si hay una nueva enfermedad, puede esplicarse por causas que no tienen nada que ver con el supuesto nuevo virus. Por ejemplo, una campaña de vacunas tóssicas. Una droga altamente destructiva. Pesticidas altamente tóssicos.

DIEZ: Con el tiempo, la definición de la epidemia se amplía arbitrariamente para incluir más síntomas y características clínicas, con el fin de inflar el número de casos.

ONCE: El control de la información sobre la "epidemia" se endurece en la parte superior. Las cabezas parlantes, de la prensa y de las agencias de salud pública, saben tanto de la ciencia real como los conejos saben de los ataques de drones. Pero ellos están "al mando". A la información disidente se le ataca y se censura.

DOCE: Los medicamentos y procedimientos médicos (por ejemplo, respiradores) utilizados para tratar a los pacientes son bastante dañinos. Si se lanza una vacuna, también es tóssica. Las enfermedades y muertes resultantes de estos y otros ataques médicos se cuentan como "casos epidémicos causados por el virus".

TRECE: POR ENCIMA DE CUALQUIER OTRO ESPEJISMO, el principal engaño es: "la epidemia es una enfermedad o síndrome causado por un germen". Esto se vende con una propaganda incesante. La mayoría de la gente cae en ella. Incluso discuten entre ellos sobre cuál es la causa de la enfermedad. No hay ninguna causa o enfermedad.

CATORCE: Al público se le vende mentira tras mentira sobre el contagio y cómo "eso" se propaga.

QUINCE: El público entona (como si nadie hubiera muerto antes): "La gente está muriendo, debe ser el virus".

DIECISÉIS: El cuento de hadas del virus siempre funciona como una historia tapadera para los crímenes del gobierno o de las empresas o médicos. Oculta y esconde estos crímenes. Por ejemplo, ¿Una gran fábrica está contaminando horriblemente el suelo y al agua de una zona, y la gente enferma y muere? Pues mira: los investigadores dicen que la causa es en realidad un nuevo virus que nadie ha visto antes.

Como escribí al principio de esta ilusión del COVID, la única diferencia esta vez, en el 2020, es el peso de las mentiras... porque condujeron a los encierros y a la devastación económica. Esto es el Nilo Occidental, el SARS, la Gripe Porcina, el Zika... pero a lo grande.

No hace falta decir que las personas y grupos responsables de lanzar estas operaciones de ilusión deben ocultar sus crímenes.

Los criminales tienen sus armas, por supuesto. Entre las más poderosas: el control de la prensa, y un lenguaje técnico arcano que pretende darse importancia. Este lenguaje es tan denso que los no iniciados no tienen ninguna posibilidad de penetrarlo.

Por ejemplo, los investigadores pueden balbucear durante horas sobre su cacareada prueba de diagnóstico, la PCR. Sin embargo, la simple verdad es que nunca han essaminado la prueba. La prueba nunca se ha probado en el mundo real fuera del laboratorio.

He escrito sobre esto estensamente. Usando una pequeña guía llamada CIENCIA, se "prueba la prueba" juntando, digamos, mil pacientes, algunos sanos, otros enfermos por un supuesto virus. Cualquier virus. Se tomarían muestras de tejido de cada paciente.

Los espertos en PCR pasarían estas muestras por sus equipos, informando qué pacientes muestran lo que llaman una alta "carga viral".

Esto significa: estos pacientes en particular tienen millones y millones de virus que se replican activamente en sus cuerpos, y estarán inequívoca y visiblemente enfermos.

Los príncipes de la PCR anunciarían entonces: "Los pacientes 3,45,65,76,132... están todos definitivamente enfermos".

Ahora des-ocultamos el estudio y vemos qué es qué y quién es quién. ¿Están enfermos estos pacientes designados o están corriendo maratones? Eso se llama método científico simple. No es un galimatías técnico.

Esta parte de la investigación nunca se ha hecho. Nunca se hará. Es demasiado evidente. Demasiado desnuda. Los defensores de la PCR tendrían mucho que perder si sus evaluaciones de quién está sano y quién está enfermo resultaran ser absurdamente erróneas, y su arcana retórica técnica sobre la PCR terminara siendo un galimatías inútil.

Incluyo esta ilustración para indicar que hay, de hecho, maneras de dejar en evidencia a los mentirosos profesionales, si les retiras la confianza, si usas el sentido común, si sales fuera de sus autoproclamados templos de pretensión mística y observas cómo son sus mentiras cuando las reduces a términos humanos...

Aquí hay otro estudio de la prueba PCR que nunca se ha hecho y nunca se hará en el mundo real: juntar mil pacientes, tomar muestras de tejidos de ellos y enviar las muestras a 40 laboratorios diferentes. Que los laboratorios hagan sus PCR y anuncien sus hallazgos específicos. Comparen los resultados. Puedes apostar a que los laboratorios obtendrán resultados contrarios.

Esto es parte de un patrón: mantener los "detalles científicos" dentro del bolsillo; mantenerlos "en casa"; no permitir estudios independientes a gran escala que confirmen o nieguen los principios básicos de la investigación oficial.

El COVID es un fraude de arriba a abajo. De principio a fin.



Presentación Recientes Por tema Importantes Testimonios vacuna Contacto